Museo Judío de Berlín

Conocido por el nombre de su arquitecto, el polaco-norte americano Daniel Liebeskind fue diseñado para rubricar la presencia histórica de los judíos en Berlín. Inaugurado en septiembre de 2001 cuenta con un gran número de visitantes anuales.

EL EDIFICIO

La idea arquitectónica de Liebeskind era rubricar la presencia de los judíos en Berlín adoptando la postura opuesta, es decir, la ausencia definía la presencia de los judíos en la capital de Alemania. Desde este punto de vista está diseñado el museo, en sus explicaciones acerca del edificio comentó que buscaba una construcción vacía en su interior para que el público descubra ese vacío. Un concepto muy interesante para hacernos una pequeña idea del horror vivido por los judíos durante la segunda guerra mundial.

Las paredes exteriores del edificio están recubiertas de cinc y las ventanas imitan rajas, cortes o cicatrices en el cuerpo. La planta adopta una forma de estrella de David atravesada por un corte que divide las salas en exposiciones. En su interior se forman los patios denominados The Voic (El vacio).

LOS TRES EJES

En el sótano, el interior del edificio se divide en tres ejes donde se encuentra lo más importante del museo.

El eje del exterminio: Termina en la torre del Holocausto, uno de los lugares del museo donde la sensación de soledad tan buscada por Liebeskind predomina por encima de todo.

El eje del exilio: Esta dedicado al escritor y compositor de origen judío Hoffmann quien trabajo en un edificio próximo y cuya función era el Tribunal de Cuentas. Cuenta con un jardín que dispone de 49 pilares oblicuos hincados sobre un suelo a su vez inclinado. El objetivo que se intenta transmitir al visitante es la sensación de desorientación que producía estar en el exilio.

El eje de la esperanza: Se trata de una moderna escalera de Jacob por la que se asciende a las diferentes salas y pisos del museo. Nos trasmite la esperanza de alcanzar nuevos destinos.

LAS HOJAS CAIDAS

Un lugar que impresiona al visitante, se trata de un espacio donde hay distribuidas más de mil caras troqueladas en acero y donde al caminar por encima de ellas nos transmite un sonido y una sensación sobrecogedora. Está dedicado a todas las víctimas de las guerras y a los judíos asesinados durante el Shoa.

EXPOSICIONES

El museo cuenta con una exposición permanente de más de 3000 m2 donde el principal tema que trata es la relación judía-alemana desde el sigo V hasta la barbarie realizada por los nazis en el holocausto nazi. Una muestra de respeto y de arrepentimiento por la aniquilación y marginación sufrida por los judíos en Alemania.

Las exposiciones temporales son de diferente temática y suelen estar presididas por artistas consagrados.

UBICACIÓN

Lindenstraße 14. Berlín, Alemania.

HORARIO DE VISITA

  • De 10 h a 20 h y los lunes hasta las 22 h.

PRECIO DE LA ENTRADA

  • Adultos: 5 €.
  • Estudiantes: 2,50 €.

CÓMO LLEGAR

  • Metro: Hallesches Tor.